Caso Loan: una obsesión popular

Es políticamente incorrecto decirlo, pues las mayorías quieren las verdades más macabras en las que el poder esté sentado en el banquillo de los acusados. Quizá, en este caso, un imprevisto fatal, desencadenó un misterio que lleva 16 días sin resolverse.

Política 30/06/2024 Luis Gasulla Luis Gasulla
buqueda-loan-corrientesjpg

Hay casos policiales que se convierten en una obsesión popular, en el único tema de conversación durante semanas enteras. En la Argentina pasó con el caso Cecilia o, años atrás, con el asesinato de María Marta García Belsunce. Pero cuando el cuerpo de la víctima no aparece las teorías conspirativas aumentan. Sucedió con la familia Pomar y con Santiago Maldonado. Durante los tiempos en que no se sabía de ellos se elaboraron todo tipo de especulaciones. Cuando aparecieron, los que no querían creer, decían que sus cuerpos habían sido plantados.

Es falso que los niños solo desaparecen en países impunes como el nuestro. Repasemos lo que sucedió hace 17 años con la pequeña Madeleine. De un lugar seguro se la llevaron, luego de que sus padres la dejaran en el departamento que alquilaban durante sus vacaciones en Portugal. También la prensa sospechó del relato familiar e incluso fueron investigados por la justicia. 

Pero en la Argentina todo se politiza. ¿Se pidió la renuncia del gobernador pampeano por Lucio Dupuy? ¿Los abogados que hablan de complot político con Loan, hicieron las mismas afirmaciones con el caso Cecilia que tenía como victimarios a dos candidatos de Unión por la Patria y que habían sido financiados por el gobernador Jorge Capitanich? ¿Cuál fue su postura en el asesinato de José Luis Cabezas? ¿Se pidió investigar a las autoridades políticas de Villa Gesell o de la provincia de Buenos Aires por el asesinato de Fernando Baez Sosa? 

La prensa suele caer en una doble vara que se naturaliza incluso por los seguidores de gobiernos no peronistas.

La tía de Loan debe estar encubriendo y faltando a la verdad porque al chico "lo vendieron" para "una red de trata". La afirmación que repite gran parte de la opinión pública se basa en dos semanas en que los medios se la pasaron entrevistando a expertos en trata, viajando a Paraguay y en lo "que dice el pueblo" pero no hay una sola evidencia de trata de personas en un almuerzo casual organizado por la abuelita del niño.

El caso atrapa la atención de todos porque tenemos el registro fotográfico de los últimos minutos en los que se lo ve a Loan. ¿La tía Laudelina lo mostraba para venderlo o esas fotos terminaron siendo el generador de una atención sin igual?

¿Quién encubre un accidente automovilístico? Los impunes. Los ejemplos sobran. Del Gitano de Parque Chacabuco al hijo de Eduardo Aliverti. El poderoso tapa sus errores y sus delitos. Más aún en un pueblo chico. ¿Sabían ese 13 de junio, el matrimonio de 9 de julio conformado por Carlos Perez y Veronica Cavailla que todos los medios del país estarían presentes durante dos semanas? A nadie se le hubiese ocurrido. 

¿Por qué declaró la tía ante la justicia provincial? Los motivos son diversos y no es relevante sino comprobar o no si dice la verdad o si su historia es un verso.

Los periodistas conjeturamos pistas que, en este caso, no llegaron a ningun lugar. Es obvio que el gobernador Valdés quiso sacarse el problema de encima. Con la pista Paraguay, quedó claro. Con el tuit final, también. Pero no necesariamente lo hizo para desviar la investigación o porque sea parte del problema, sino porque lee encuestas. Y los políticos piensan en sus conveniencias, sean o no responsables de los hechos. Nadie quiere correr la misma suerte de Capitanich con el caso Cecilia. 

Si el cuerpo de Loan no aparece, la sospecha permanecerá por siempre. 

Las declaraciones de la tía cierran un mapa de incongruencias en una hipótesis más verosimil que la trata de personas en un pueblo sin historia en la materia y sin una sola prueba que acompañe la teoría. 

Es políticamente incorrecto decirlo, pues las mayorías quieren las verdades más macabras en las que el poder esté sentado en el banquillo de los acusados. Quizá, en este caso, un imprevisto fatal, desencadenó un misterio que lleva 16 días sin resolverse.

Te puede interesar
Lo más visto