El Gobierno oficializó la designación de Santiago Caputo

El joven venía cumpliendo funciones clave desde la asunción de Javier Milei. La curiosa modalidad de contratación.

Política 30 de enero de 2024 Sección País Sección País
santiago-caputo-mileijpg

El Gobierno oficializó la designación de Santiago Caputo en la Casa Rosada. El joven, una pieza clave en el armado de Javier Milei, ya venía cumpliendo funciones desde la asunción del libertario, pero recién ahora se confirmó su puesto en el Ejecutivo.

Con el nombramiento, Caputo seguirá cumpliendo funciones como asesor presidencial, una etiqueta amplia que incluye su tradición tarea de comunicación y también labores de negociación política. Lo contrataron en la modalidad de “prestación de servicios profesionales autónomos”, según la resolución que firmó el viernes Karina Milei, secretaria general de la Presidencia.

Ya desde antes del 10 de diciembre, el nombre de Santiago Caputo había aparecido en el radar del gobierno de La Libertad Avanza, fuerza para la que trabaja desde 2022 tras un paso con el ecuatoriano Jaime Durán Barba.

Primero, sonó para la intervención de la Agencia Federal de Inteligencia. Luego se lo empezó a ver en las escalinatas de la Rosada, con cigarillo en la boca y mangas de camisa arremangadas. Ahora, su nombramiento oficial le permitirá ingresar a la Casa de Gobierno por la reservadísima explanada, destinada a funcionarios y altos ministros, con el registro de huella digital. De otro modo, tendría que hacerlo por la puerta de Balcarce 50.

Si bien la confirmación como asesor presidencial llega con la resolución firmada por Karina Milei, en rigor Caputo ya venía cumpliendo funciones. Incluso antes de la asunción del libertario, fue uno de los elegidos para acompañar al entonces presidente electo en un viaje a Estados Unidos, unos 10 días antes del traspaso de mando.

En los últimos días, por otro lado, su figura crece dentro del Gobierno. Es, junto con su jefa formal y con el jefe de Gabinete Nicolás Posse, quienes mueven los hilos del Ejecutivo. En sus manos está buena parte de la estrategia comunicacional, con énfasis en el área de redes, con oficina en el primer piso de la Rosada. Pero su labor excede esa función. Lo demostró con participación directa en la negociación de los artículos de la ley ómnibus.

Su crecimiento abrió un enfrentamiento con el secretario de Comunicación y Prensa, Eduardo Serenellini, que había llegado para reemplazar a una figura cercana a Caputo, Belén Stettler. Y en las últimas horas dio otro paso adelante: Juan Martín Ozores, otro hombre del consultor, estará a cargo de Enacom, el ente encargado de controlar las comunicaciones.

Lo más visto