La Matanza: el lugar clave de la alianza estratégica entre Pérsico y Grabois

Ambos enfrentan causas judiciales. Su alianza se gestó durante la pandemia. El plan de los movimientos sociales para quedarse con el peronismo.

Política 24 de marzo de 2024 Luis Gasulla Luis Gasulla
Grabois_Data24-1024x683

"Estamos podridos de los zurdos, los vamos a borrar". El histórico referente del conurbano bonaerense se refiere a los dirigentes sociales que fueron sumando poder durante el gobierno de Alberto Fernández apañados por el silencio cómplice de Cristina Fernández de Kirchner que, indirectamente, acompañó la candidatura presidencial de Juan Grabois. 

Hoy, tanto Grabois como Emilio Pérsico enfrentan causas judiciales que pueden debilitarlos o martirizarlos hasta convertirlos en el soñado "perseguido político" que tanto desean en el peronismo desde los tiempos de Evita.

La alianza no es sólo política sino de negocios. La dirección comercial que elegía el líder del Movimiento Evita para firmar sus contratos con Pérsico, o sea, con él mismo, era Pedro Echagüe 1265, donde funcionan las oficinas de la UTEP -Unión de Trabajadores de la Economía Popular-. Cuando la oficina anticorrupción le hizo saber a Pérsico que no podía seguir estando de ambos lados del mostrador, su reemplazante para autorizar los convenios por el Plan Potenciar Trabajo fue Fernanda Miño, la funcionaria clave del Fisu. El fondo de Integración Socio Urbana era el lugar donde jugaba de local Grabois. Los planes Potenciar; el terreno de Pérsico pues allí se quedó con el 52% de los planes durante el albertismo.

El Plan Potenciar Trabajo nació 48 horas antes de la implementación de la cuarentena más larga del mundo. 

Nada es casual. 

Pero volvamos a los contactos entre ambos dirigentes sociales.

En las últimas semanas, la camiseta de fútbol del Club Laferrere apareció sponsoreada por la UTEP. En el club se realizaron, durante el gobierno de Alberto, ollas populares en los que se conformó la alianza estratégica que hoy los tiene unidos contra "la derecha" de Javier Milei. No es casualidad que haya sido La Matanza donde La "colo" Cubría haya desafiado al histórico peronista de Fernando Espiniza. La jugada salió mal pero no tanto. Cubría se posicionó en el distrito más populoso del país. A propósito, el cuñado de Pérsico era una suerte de tesorero del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación de Alberto mientras que manejaba La Patriada, cooperativa creada por Pérsico y que forma parte del Movimiento Evita.

En el 2025, Grabois, Pérsico, Menéndez y la Corriente Clasista y Combativa pelearán por lugares estratégicos en las listas del kirchnerismo/peronismo. Aún no les da el cuero para jugar por afuera. La lógica es la misma que en los 70: El entrismo. Copar el espacio popular por dentro y después quedarse con todo.

Representan al cartonero -sobre todo la UTEP- la economía popular, precarizada alejada de sindicatos, vacaciones y aguinaldos. Son más. Manejan la calle. Le han dado el poder de movilización que los nuevos gordos de La Cámpora no le supieron dar a Cristina Fernández de Kirchner en los últimos años. 

El gobierno de Milei les empezó a tocar las cajas. Nadie sabe si la pelea será a todo o quedará en un amague para las tapas de los grandes medios.

Lo más visto