Planes sociales: nuevas protestas y Tolosa Paz en la mira

#EstoImporta 02/12/2022 Por Sección País
Las agrupaciones de izquierda vuelven a la calle. Las oficialistas podrían sumarse. El Gobierno trata de desactivarlas. Cómo es la interna con la ministra.
marcha-piquetera-20221202-1465177

El conflicto por las presuntas irregularidades en los planes sociales empezó a acercar a las organizaciones piqueteras oficialistas y opositoras, que prevén llevar a cabo nuevas protestas la semana próxima, mientras un sector del Frente de Todos apunta a la ministra de Desarrollo Social, Victoria Tolosa Paz, para que dé marcha atrás con una de las medidas que calentó el clima en la calle.

La movilización que colapsó el centro porteño este viernes, con protestas en la 9 de Julio y cortes en distintos accesos a la Ciudad de Buenos Aires unió al frente Unidad Piquetera, alejado del Gobierno, y a organizaciones como la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP), ligada al oficialista Movimiento Evita.

Esa conjunción podría repetirse la semana próxima. El referente de Unidad Piquetera Eduardo Belliboni anticipó que "entre martes y miércoles" habrá "cortes de acceso, de rutas y de autopistas", mientras que en la UTEP analizan llevar a cabo en paralelo asambleas en todo el país.

La situación empieza a impactar de lleno en el Gobierno no solo por la imagen de conflictividad en la calle (a la que podrían agregarse movilizaciones por la posible sentencia contra la vicepresidenta Cristina Kirchner prevista para el martes) sino porque amenaza con alejar a las agrupaciones oficialistas de la Casa Rosada.

En el centro de esa tensión aparece Tolosa Paz. En los movimientos sociales del oficialismo consideran que fue un "error político" haber pedido que se levante el secreto fiscal para acceder a los datos de los beneficiarios de planes sociales y abrir la puerta a posibles nuevas bajas. "Va a tener que dar marcha atrás", evaluó un dirigente de ese sector bajo estricto off the record.

Tolosa Paz, una de las ministras más cercanas al presidente Alberto Fernández, tiene doble presión. Por un lado, del fiscal Guillermo Marijuan que la denunció por haber dado de baja alrededor de 2.000 planes Potenciar Trabajo cuando las presuntas irregularidades detectadas por la AFIP alcanzan a 250.000. Por el otro, de las agrupaciones oficialistas que alzaron la voz contra su gestión en el área.

"Hizo una de más", comentan entre los dirigentes oficialistas de ese sector. "El problema no es judicial sino político, es la sobreactuación que se hizo del tema", evaluó uno de ellos. Al respecto, señalan como prueba del error que "unificó a movimientos sociales cercanos a Cristina con el Movimiento Evita, más cercano a Alberto, y con los de la izquierda".

En la tarde de este viernes hubo una reunión para tratar de descomprimir la situación y evaluar los pasos a seguir con el pago del Potenciar Trabajo de la que participaron el Presidente, Tolosa Paz y el funcionario y líder del Movimiento Evita, Emilio Pérsico. Días atrás, el dirigente de la UTEP Gildo Onorato había sugerido que el Evita debía dejar el Gobierno.

En principio, durante el encuentro se decidió pagar los planes la semana próxima mientras continúa la revisión de las irregularidades, según trascendió. Con ello esperan desactivar las protestas, dado que hubo un retraso en el pago que fue señalado por los referentes de Unidad Piquetera durante la última manifestación, o al menos restarles el apoyo de las agrupaciones cercanas al oficialismo.

Sin embargo, el malestar de las agrupaciones no se reduce a esa demora sino que también apunta al levantamiento del secreto fiscal con el que Tolosa Paz espera identificar los casos puntuales de beneficiarios que compraron dólar ahorro o declararon bienes personales, una medida tan criticada por los movimientos de izquierda como por los oficialistas.

El diputado oficialista Juan Carlos Alderete, referente de la CCC, criticó esa medida al igual que el dirigente del MTE Juan Grabois, quien incluso se cruzó públicamente con Tolosa Paz por el tema y pidió que se levante el secreto también sobre los dirigentes políticos. Por ese motivo en los movimientos oficialistas creen que la ministra tendrá que dar "marcha atrás".

Pero otro tema que activó las protestas fue la versión que circuló en los últimos días respecto de que el Gobierno evaluaba desenganchar los planes sociales del Salario Mínimo Vital y Móvil, cuya variación se aplica también a programas como el Potenciar Trabajo.

El rumor empezó a correr después de la última reunión en la que se definió un aumento del 20% para los próximos cuatro meses en el Salario Mínimo. Ningún funcionario habló del tema, pero las agrupaciones de izquierda como Unidad Piquetera lo tomaron como una "amenaza real".

De concretarse una medida de ese tipo la tensión escalaría y nuevamente los movimientos oficialistas y opositores podrían pararse en la misma vereda. Al menos eso es lo que esperan en Unidad Piquetera.

Te puede interesar