Escala la tensión entre Macri y Morales, que pide "fórmula mixta"

#EstoImporta 31/10/2022 Por Sección País
El gobernador de Jujuy insiste en sus críticas al expresidente, que salió a repelerlo a través de sus voceros. Mientras tanto, Larreta juega al equilibrista.
Sección País

En medio de las elucubraciones por la posibilidad de que avance en el Congreso la discusión para eliminar las PASO, el acto que el radicalismo realizó el sábado por los 39 años del triunfo de Raúl Alfonsín, donde hubo críticas a Mauricio Macri, potenció los ruidos en Juntos por el Cambio y provocó la respuesta del entorno del expresidente, que desafió a Gerardo Morales a que se presente como candidato. El jujeño, en tanto, pide "fórmula mixta".

"Liderar no es creernos que somos el mejor equipo de los últimos 50 años y fracasar", disparó Morales el sábado en Costa Salguero. A través de sus voceros, Macri planteó: "¿Ellos no fueron parte de Cambiemos? ¿Están negando su pertenencia a la coalición?" y luego, sobre el titular de la UCR, ironizó: "Nos encantaría que Morales sea candidato a presidente, que le presente a la sociedad su modelo de país".

Los "halcones" del PRO también salieron a confrontar con el radicalismo. "En el campo del debate de ideas, todo lo que quieran. Pero no cuenten con nosotros para ofensas personales... Concentramos las energías en disputar con el populismo", tuiteó Hernán Lombardi. "Otra vez el que todos sabemos participando de un trío que habla mal del PRO y de Macri", apuntó Fernando Iglesias.

Pese a ello, Morales redobló la apuesta este lunes y durante una entrevista radial aseguró que el gobierno de Cambiemos "fue un fracaso". También se mostró a favor de que haya fórmulas mixtas –"uno de la UCR y otro del PRO", planteó–, anticipó que “en algunas semanas” presentará su candidatura a presidente para 2023 y descartó que el radicalismo vaya a presentar más de un candidato en las PASO. Hoy, el otro anotado es Facundo Manes.

Por su parte, Horacio Rodríguez Larreta, que fue al acto radical y se mostró con Morales y Martín Lousteau, procura un equilibrio para transitar la incomodidad entre la sociedad con la UCR y la tensión por la posibilidad de una competencia interna en la Ciudad por primera vez con riesgo en el bastión del macrismo. Y busca desentenderse de las facturas que le pasan en el PRO por haber ido. "Pasó a saludar", minimizan cerca del jefe de Gobierno.

Te puede interesar