Milei sigue el debate del DNU en el Senado desde Casa Rosada

Política 14 de marzo de 2024 Sección País Sección País
720

El presidente Javier Milei sigue de cerca la sesión especial que preside la titular del Senado, Victoria Villarruel, en la que se discute el DNU 70/2023, que desregula la economía y desburocratiza el Estado.

Desde su despacho de Casa Rosada, el mandatario monitorea el debate que generó polémica luego de que la Vicepresidenta lo incluyera en el temario a pesar de la voluntad del Poder Ejecutivo de posponer su tratamiento. 

A pesar de las fuertes lluvias, el mandatario llegó a Casa Rosada a las 8.34, de campera y pantalón cargo negro, y se dirigió a sus oficinas. 

Bajo el argumento de incompatibilidades en la agenda de los funcionarios, decidió suspender la habitual reunión de Gabinete, que se celebran cada martes y jueves, aunque fuentes cercanas revelaron a la agencia Noticias Argentinas que su atención estaba puesta en el debate por el megaDNU por lo que prefería evitar abordar otros temas. 

Durante la mañana desayunó con el vocero presidencial, Manuel Adorni, a quien instruyó para que desmintiera cualquier tipo de tensión interna con Villarruel, y repasaba el intercambio en la Cámara alta.

En conferencia de prensa, Adorni hizo lo propio y aseguró incluso que los dichos del diputado José Luis Espert, ahora en el bloque de La Libertad Avanza, sobre las intenciones de la Vicepresidenta de “desestabilizar” al Gobierno fueron producto de una “mala interpretación periodística” del comunicado emitido por la Oficina del Presidente sobre el detalle del temario de la sesión especial, que incluía el DNU. 

Por los pasillos de Casa Rosada prometen que el Poder Ejecutivo hará una defensa muy fuerte del DNU, y sin resultados a la vista, aseguran que “hay un sesgo ideológico contra este Gobierno”.

“Si el Congreso rechaza el DNU no sería una buena señal para lo que viene”, alertan sobre las posibilidades de que ambas cámaras le bajen el pulgar a las reformas, lo que podría empantanar las negociaciones abiertas con los gobernadores camino al Pacto de Mayo del 25 de ese mismo mes.

Lo cierto es que el mensaje que decide enviar Milei a los legisladores es claro: “Quedará en la conciencia de cada senador votar a favor o en contra”, subrayó el vocero. 

En sintonía se manifestó el ministro del Interior, Guillermo Francos, quien planteó que se trata de “una discusión de tipo político entre sectores de la oposición y el Gobierno”, en la que el bloque kirchnerista del Senado intenta “debilitar al gobierno”.

A excepción de Villarruel, los funcionarios del Gabinete, en línea con el Presidente, coincidían en que la mejor estrategia era posponer el debate y en consecuencia la votación hasta que los 37 votos para su aprobación estuviesen garantizados, escenario que parece alejado de la realidad. 

Desde el entorno de la Vice aseguran que los pedidos de sesión se acumulan de hace semanas y que el Ejecutivo estaba anoticiado de eso. Además, argumentan que “no puede mantener el Senado cerrado”, mientras la titular del Senado trabaja a contrareloj para evitar el rechazo. 

Lo más visto