Sin Cristina ni Massa, Alberto celebró sus tres años de gestión

#EstoImporta 14/12/2022 Por Sección País
“Voy a ponerme al frente para el que asuma la Presidencia sea uno de nosotros”, prometió el presidente. También criticó a la oposición y disparó contra los medios.
Fj8W4vjWYAEKW00

Alberto Fernández celebró este miércoles sus tres años de gestión como presidente de la Nación en el Parque Colón, ubicado en la parte posterior de la Casa Rosada. Como único orador y sin la presencia de sus dos socios en la cúpula del Frente de Todos: la vicepresidenta Cristina Kirchner y el ministro de Economía, Sergio Massa, realizó un repaso por las políticas públicas implementadas a lo largo de estos 36 meses. También –entre críticas a la oposición, a los medios y a quienes cuestionan su liderazgo– intentó posicionarse como quien tomará el mando de la coalición oficialista de cara a las próximas elecciones.

“Les garantizo a todos que me voy a poner al frente de todos nosotros, sin exclusión. Me voy a poner al frente para que en diciembre de 2023 el presidente o la presidenta que asuma sea uno de nosotros”, aseveró Fernández y agregó, en un dardo hacia Juntos por el Cambio: “No voy a permitir que otra vez los que han entregado el país, los que lo han puesto de rodillas, vuelvan a querer hacerse cargo de la Argentina que solo le sirve a pocos”.

Después siguió con los mensajes para el frente interno. “Les garantizo que voy a ponerme al frente para ordenar nuestra fuerza, para que a todos incluya y a nadie excluya. Donde todos tengamos lugar, donde todos somos necesarios. Voy a ser el más solidario con los compañeros y compañeras injustamente perseguidos y ponerme al frente del reclamo de libertad de los que están siendo injustamente perseguidos”, sostuvo Fernández.

Y pese a que evitó así aventurar si será candidato en 2023 -algo que sí había afirmado en otras oportunidades, pero que en el último tiempo maneja con mesura-, arengó: “Empezamos el cuarto año, transitémoslo con mucha fuerza. Vamos a ganar, unidos y por el bien de la Argentina”.

En una búsqueda constante de reafirmar su rol como conductor del espacio, antes también le había enviado un mensaje a quienes cuestionan sus formas. “Muchos dicen que soy un presidente timorato, un presidente que no ejerce el liderazgo como a algunos le gusta. Los liderazgos no se ejercen ni gritando, ni golpeando la mesa, sino convenciendo a todos de cuál es el camino a seguir y logrando que todos nos sigan”, planteó.

Incluso expresó que “los líderes no están un escalón más arriba que su pueblo”, sino que están junto a él. “Creo en ese liderazgo porque soy un hijo de la democracia”, sostuvo.

En su discurso también ponderó las políticas que emergieron del Ejecutivo. “Tal vez en estos tres años hicimos muchas más cosas de las que somos capaces de ver”, deslizó, para luego adentrarse en fuertes críticas a parte de la prensa. “Hemos atravesado tormentas, de las peores y hemos podido superarlas. En cada tormenta siempre hay un punto azul, muchos se encargaron de no mostrarlo. Mostraron lo gris, lo dificultoso, los errores; pero no mostraron nunca lo que fuimos capaces de hacer”, se quejó.

En este tiempo marcado por la pandemia de coronavirus, la guerra en Ucrania, fricciones políticas al interior de la coalición y problemas económicos derivados de una inflación que se espera termine por encima de 100% este año -y con el número de noviembre que se publicará esta tarde-, desde el Gobierno enfatizaron, en un video institucional que reprodujeron al comienzo del encuentro: “Crecimos tres años seguidos”.

Con parte de su Gabinete presente y también referentes de Derechos Humanos, dirigentes del Frente de Todos y representantes sindicales, antes de su alocución el Presidente aplaudió desde las sillas ubicadas frente al escenario, y sentado al lado de la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, el reconocimiento a trabajadores de distintos sectores destacados en este tiempo y a beneficiarios de programas estatales.

Te puede interesar