Alberto ajusta la estrategia contra la Corte Suprema en Diputados

#EstoImporta 09/01/2023 Por Sección País
El Presidente define los pasos a seguir en la comisión de Juicio Político, mientras cierra el temario para convocar a sesiones extraordinarias en el Congreso.
multimedia.normal.b9f671825276b39f.414c424552544f204645524ec3814e44455a202d20486f72614365726f5f6e6f726d616c2e6a7067

Mientras prepara el temario para convocar a sesiones extraordinarias en el Congreso, Alberto Fernández sigue ajustando la estrategia que pretende que el oficialismo ejecute contra la Corte Suprema en Diputados. Tema del que se apartó únicamente para seguir el intento de golpe contra su "amigo" Luiz Inácio Lula Da Silva en Brasil. Una vez enterado de los hechos, el presidente tomó contacto con Brasilia para expresar su apoyo.

Previo a enfocarse en la crisis política e institucional del vecino país, Fernández estuvo dedicado a la batalla contra la Corte. El mandatario se mantiene en contacto permanente con el jefe del bloque oficialista en la Cámara baja, Germán Martínez, y con la titular de la comisión de Juicio Político, Carolina Gaillard, para definir el camino a tomar contra el máximo tribunal.

Según explicó en las últimas horas Gaillard, el punto de quiebre en la relación con la Corte fueron las supuestas conversaciones filtradas entre el ministro porteño Marcelo D'Alessandro y el vocero del juez Horacio Rosatti.

“Los chats terminaron de configurar un hecho sobre el cual había sospechas. Existía un fallo arbitrario de la Corte sobre la coparticipación y, en el Consejo de la Magistratura, una extralimitación en sus funciones al resucitar una ley derogada por el Congreso para que (Rosatti) vuelva a presidirlo. Eran dos hechos que motivaban pensar la posibilidad de un juicio político”, dijo la diputada al sitio Infobae.

Encabezando esta nueva disputa de poderes, en Casa Rosada están definiendo la sustentación de las pruebas ante la situación de los miembros de la Corte. El Gobierno necesita juntar evidencia sobre los hechos por los cuales acusa a los magistrados, a la vez que busca acordar con la oposición las reglas de juego de este nuevo escenario que abrió Alberto Fernández el primer día del año.

Con 16 de los 31 votos de la comisión de Juicio Político asegurados, el oficialismo tendría garantizada la aprobación del dictamen a pesar del rechazo opositor. Una vez aprobada la apertura del sumario y el dictamen, el FDT tendrá dos meses para llevar adelante el proceso. El Gobierno desea avanzar con la mayor celeridad posible. Al Presidente le gustaría que, a más tardar, el proyecto ingrese a Diputados a mediados de marzo.

Mientras tanto, Fernández insistirá para sumar más gobernadores a su cruzada contra la Justicia. Aunque cerca suyo saben que ninguno más se alineará al planteo contra los supremos.

En este enrarecido clima político, el Gobierno pretende convocar al Congreso a sesionar a partir del lunes 16 de enero e incluir en el temario de las extraordinarias una nueva moratoria para jubilados, que encabeza la titular de ANSES, Fernanda Raverta, y que beneficiará a 800 mil personas; y el proyecto de blanqueo de capitales que enviará el ministro de Economía, Sergio Massa, para reforzar la recaudación.

El Gobierno deberá publicar en el Boletín Oficial el DNU convocando a extraordinarias con el temario definido en los próximos días, aunque estima difícil sesionar en lo que resta del verano por la tensión con la oposición.

Te puede interesar