Malestar de Pullaro con el Gobierno después de que saliera el dictamen

El gobernador santafesino se quejó de que la Casa Rosada no diera marcha atrás con las retenciones pese a que los bloques aliados votaron en disidencia con el incremento en las cargas para sectores productivos e industriales.

Política 24 de enero de 2024 Sección País Sección País
pullarojpg

El gobernador de Santa Fe, Maximiliano Pullaro, activó el martes una serie de reuniones en la ciudad de Buenos Aires para intentar impedir que el Gobierno insistiera con la suba de retenciones a los subproductos de la soja y a sectores industriales. Sin embargo, y pese a que consiguió respaldo en algunos diputados que señalaron disidencias con respecto a ese punto, el dictamen de mayoría de la ley ómnibus encabezado por La Libertad Avanza (LLA) no volvió hacia atrás con la suba en esas cargas.

En este marco, este miércoles por la mañana el dirigente radical dijo haber regresado “con un sabor agridulce” a su provincia y cuestionó a la Casa Rosada, ya que puntualizó en que este aumento de impuestos a los sectores productivos no se dará porque lo rechazarán los diputados en el recinto, pero no por una actitud de entendimiento de la gestión mileísta.

“Esperábamos que el Gobierno nos pudiese escuchar al interior productivo. Poner retenciones al campo y a la industria, que exportan valor agregado, es no entender lo que sucede lejos de Buenos Aires”, sentenció en Cadena 3 el mandatario santafesino.

Además dijo que en “más de una oportunidad” dialogó con funcionarios nacionales que le mostraron comprensión de la situación, pero que alegaron que no había “otra forma de cerrar la caja” nacional, sobre todo tras “el estado de las cuentas que dejó el kirchnerismo después de 20 años de despilfarro”. No obstante, Pullaro lamentó la forma de proceder de los libertarios.

“Dialogamos con [Rodrigo] de Loredo, que nos dio el compromiso total de no acompañar las retenciones; con [Miguel] Pichetto, con el bloque de Pro y nos vinimos con un sabor agridulce. Dulce porque defendimos la producción del interior y no va a haber retenciones, pero un poco amargo porque eso lo va a corregir el Congreso y no por la reflexión del Poder Ejecutivo”, señaló tras la ronda de encuentros con referentes de los bloques aliados que expresaron su rechazo al incremento de las alícuotas, pero ante la negativa del Gobierno de ir hacia atrás con ese punto para que no quede incluido en el dictamen que más apoyos consiguió y que se tratará primero.

Al respecto de cómo seguirá el trámite cuando el jueves los diputados retomen el debate pero ya en el recinto, el gobernador adelantó que la idea de algunos espacios que colaboran con la Casa Rosada es acompañar el proyecto en general aunque votar en contra del capítulo de retenciones en particular. “Con lo cual están a salvo, no va a haber retenciones, pero al Presidente se le van a dar las herramientas que está pidiendo para sacar a la Argentina de esta situación”, indicó.

Contó también que solo dialogó “muy poco tiempo” en una oportunidad con Javier Milei y que los ministros lo reciben de manera “muy amable” a pesar de que son “pocas las respuestas” que consigue. “Es un gobierno que tiene intenciones de escuchar y hacer bien las cosas, pero muy limitado por la situación financiera”, analizó.

Contra el paro de la CGT

En la previa del paro de la CGT que comenzará formalmente a las 12, pero que tiene a sectores como la CTA que iniciaron las protestas a la medianoche, Pullaro dijo que “no compartía” esta manifestación a 44 días de iniciada la gestión libertaria. “Creo que al Presidente hay que acompañarlo para que pueda llevar adelante las medidas que nos permitan saldar el déficit fiscal. Nosotros estamos para acompañar, siempre y cuando las medidas no perjudiquen la esencia de una provincia como Santa Fe, que es producción, es campo e industria, y que puede sacar la Argentina adelante. Por eso acompañamos al Presidente salvo en el esquema de retenciones, que es sumamente injusto. Pero un paro a 40 y pico días de haber asumido no es atinado”, consideró el dirigente de la Unión Cívica Radical (UCR), que indicó que él hubiese “esperado un tiempo” y establecido canales de diálogo con la Casa Rosada.

Las amenazas y el apoyo de Bullrich

Por otro lado, ratificó su rumbo contra los narcos en su provincia e indicó que el principal objetivo en los momentos iniciales de su administración fue desterrar los delitos que se ordenan desde las cárceles. “Eso generó una inmediata reacción contra mi persona y amenazas con armas de fuego, es de público conocimiento, a mi familia. Tomamos medidas de resguardo, corrí a mi familia de Rosario, primero lamentablemente la tuve encerrada por precaución, entendiendo que la Policía tiene que estar en la calle, para no tener un sistema de custodia que tenga que sacar hombres y mujeres de la Policía de la calle”, indicó y acotó: “Estamos contentos y convencidos de cómo vamos llevando adelante esto”.

Asimismo destacó la colaboración de la ministra de Seguridad nacional, Patricia Bullrich, en la tarea. “Ella comprende en profundidad lo que nos pasa”, indicó el gobernador, quien lamentó las “dificultades de infraestructura” que le llegaron como herencia a la dirigente de Pro volcada a los libertarios. “Los móviles de las fuerzas federales están en pésimo estado y el reordenamiento de todo eso a Patricia le va a llevar tiempo. Encuentro la voluntad firme de acompañar y estar presente de Patricia, pero es lo que encontramos todos después de un gobierno nacional y provincial al que le costó mucho llevar adelante la función pública. Eso se ve en el deterioro de móviles, edificios policiales, y también en la moral y autoestima de los hombres y mujeres de las fuerzas”, contó.

Te puede interesar
Lo más visto