Internas abiertas, el plan B de la oposición si no hay PASO

#EstoImporta 10/10/2022 Por Sección País
Diseño sin título (9)

La suspensión de las PASO, con la certeza del rechazo unánime de Juntos por el Cambio, sumado a las resistencias internas en el Frente de Todos, es un escenario improbable. Sin embargo, la historia de la política argentina es fecunda en volatanzos que cambian el rumbo de los acontecimientos de un momento a otro, por lo que en la oposición no descartan un cambio en las reglas de juego para 2023 y ya preparan un plan B.

En el Frente de Todos, la presión para derogar las PASO la iniciaron los gobernadores y el debate se instaló en el seno de la coalición política.

A través del ministro de Desarrollo de la Comunidad bonaerense, Andrés "Cuervo" Larroque, el vocero designado por Máximo Kirchner en cada uno de los temas controversiales de la coyuntura, La Cámpora hizo saber que vería favorable la eliminación de las PASO porque -en su forma de ver las cosas- es una herramienta que no cumplió con los objetivos por la que fue concebida por impulso del propio kirchnerismo.

En el Frente Renovador, en tanto, están jugando a fondo por la suspensión del PASO, con el anhelo de que Sergio Massa termine siendo el candidato de la unidad del peronismo, si logra enderezar el rumbo económico.

La contracara es Alberto Fernández, quien alienta a los movimientos sociales que le responden a resistir un cambio en las reglas del juego para el año que viene. Tanto el presidente como los referentes de estas organizaciones advierten que sin PASO la lapicera que maneja casi con exclusividad Cristina Kirchner los dejaría fuera de competencia, y sin la posibilidad de colar nombres propios en las listas del oficialismo.

Diseño sin título (3)Movimientos sociales defienden las PASO y arman partido propio

Los adherentes a la idea de suprimir las PASO de cara al 2023 no terminan en el oficialismo. El autor del único proyecto de ley que tiene ese objetivo es el rionegrino Luis Di Giacomo, del interbloque Provincias Unidas, que tiene cinco integrantes. El bloque Córdoba Federal también se expresó en el mismo sentido a través de la esposa del gobernador de esa provincia, la senadora Alejandra Vigo. "Es un gastadero de plata", dijo.

En este sector evalúan que en el marco de las restricciones fiscales a las que se comprometió el país para cumplir con las metas del FMI, asumir desde el Estado el enorme gasto electoral que implicaría la organización a lo largo y ancho del país de un comicio adicional, sería un despropósito, teniendo en cuenta que la gran mayoría de las agrupaciones políticas irían con candidaturas únicas.

Detrás de estos argumentos sobre una presunta ética fiscal subyace un cálculo de conveniencia política: quien aparece por el momento en las encuestas como la fuerza más competitiva, Juntos por el Cambio, necesita para no dividirse la instancia de las PASO a fin de dirimir sus liderazgos nacionales. 

El peronismo podría apelar a su vieja costumbre y presentar candidaturas únicas sin demasiado costo electoral, pero los liderazgos en Juntos por el Cambio están muy atomizados, no solamente dentro de PRO, con Patricia Bullrich y Horacio Rodríguez Larreta ya lanzados, y Mauricio Macri sobrevolando desde las alturas, sino también en el radicalismo, que definirá en su próxima Convención Nacional la estrategia a seguir.

Desde la corriente Evolución que lidera Martín Lousteau consideran que las fórmulas cruzadas con el PRO son la mejor receta para posicionar al partido centenario al interior de Juntos por el Cambio. Facundo Manes y Gerardo Morales, en cambio, son partidarios de ir con candidaturas propias de la UCR en una interna contra los candidatos que presente PRO. De hecho el neurocientífico y el presidente de la UCR blanquearon sus aspiraciones de encabezar proyectos nacionales. El gobernador de Jujuy se tiene tanta confianza que el sábado llegó a decir que si Mauricio Macri fuera candidato por el PRO, recibiría "una paliza" en la interna de parte de él.  

Los libertarios de Javier Milei se encuentran en una encrucijada incómoda, razón por la cual todavía no adelantaron una postura. Filosóficamente están de acuerdo con eliminar las PASO porque suponen un enorme y costoso operativo burocrático. Y además, a este sector le conviene debilitar a Juntos por el Cambio porque compite por la misma base electoral. Pero les incomoda quedar pegados a una maniobra del kirchnerismo.

Diseño sin título (4)Suspensión de las PASO: JxC, en alarma por el voto de Javier Milei

El Frente de Izquierda anticipó que sus cuatro diputados votarán en contra si el tema llegara al recinto. Esta postura le valió cuestionamientos de parte de otras fuerzas trostskistas, que recordaron que cuando se originó el instrumento de las PASO, el FIT se declaró en contra porque -según argumentaban- se trataba de "una intervención del Estado en los partidos políticos" y además establecía "un piso proscriptivo del 1,5%".

"Estoy escandalizada de la postura de Myriam Bregman. Si uno se maneja calculando qué le beneficia en el momento y no lo piensa como un criterio democrático, no es de izquierda, tiene las prácticas del peronismo", recriminó la líder de Nuevo MAS, Manuela Castañeira.

En este marco de incertidumbre, los distintos partidos políticos ya empiezan a evaluar un plan B para dirimir sus candidaturas frente a la posibilidad de que las PASO dejen de existir. Si no fuera posible elegir las candidaturas por consenso -algo improbable teniendo en cuenta la dispersión de los liderazgos en Juntos por el Cambio- la única alternativa sería que los partidos políticos organicen internas abiertas (no solamente afiliados) sin la participación del Estado, en fechas a determinar por los propios frentes electorales.

Con esta herramienta podría verse beneficiada, por ejemplo, la UCR, considerando el importante aparato que tiene en todo el país, en comparación con PRO, que está organizado solamente en algunas provincias.

Te puede interesar